TESTIMONIOS : CASUÍSTICA

Padezco de verrugas plantares y en la mano (en un dedo). He intentado curar éstas mediante varios tratamientos: quemarlas con nitrógeno yendo a la consulta de un dermatólogo especializado (3 veces), mediante un tratamiento homeopático y  local con un esmalte comprado en una farmacia, pero las verrugas no desaparecían. Como cada año, en otoño, hice una cura de silicio orgánico por vía oral (15 ml por la mañana) y aplicaciones a nivel local untándome la crema de silicio en las zonas afectadas. Imagínense mi sorpresa al ver que mis verrugas habían disminuido y desaparecieron en 2 meses. ¿Coincidencia? Esto pasó justo después de empezar mi tratamiento de silicio orgánico. Yves 65. Correo recibido el 7 de enero de 2015.

 

Certificado del Doctor Denis G., BORDEAUX: “Certifico haber examinado al Señor René Arnarez, 80 años, que presenta una quemadura en el miembro superior izquierdo de tercer grado. Lo vi el 14/11 después de esta quemadura. Me declaró que un minuto después de la aplicación del producto (compresa de silicio orgánico) le cesó el dolor. Además, la cicatrización se ha hecho de manera satisfactoria con la aplicación de estas compresas. Una nueva visita el 17/11: ningún problema. Otra el 21/11: decidimos dejar al aire la herida. Visita el 27/11: Cicatrización completa con secuela de costra, pero sin dolor”. N.B.: Este caso está ilustrado por una serie de fotografías tomadas a intervalos regulares.

 

Sra. A.D., Farmacéutico: “El abajo firmante, certifico por la presente carta haber aconsejado a mis pacientes desde hace un año y medio los productos compuestos de silicio orgánico en el tratamiento del herpes (un centenar de casos). Por amigos y pacientes que utilizan el silicio orgánico y yo mismo, puedo decir que actualmente en el mercado ningún producto tiene tanta eficacia, tanto preventiva (a partir de los primeros síntomas en caso de crisis) como regresiva a la larga para las personas sensibles al virus. Aconsejé también el silicio orgánico en el tratamiento de herpes zoster (5 casos) con éxito, así como contra los reumatismos, la artritis, los reumatismos articulatorios (una veintena de casos). En su mayoría, los clientes volvieron de nuevo completamente aliviados, pidiendo de nuevo el producto”.

 

Doctor Bernard D., BORDEAUX: Certificado relativo al tratamiento de un paciente alcanza de la enfermedad de Dupuytren: “Neta mejora en la extensión del 4º y 5º dedos. Excelentes resultados”.

 

Sra. Yvonne L., 85 años: La paciente sufre de sinusitis desde 1920.

18-02-1922: Operación de las amígdalas y extracción de pólipos.

Cuidados regularmente renovados (nitrato de plata) en el desarrollo de los pólipos que bloquean las fosas nasales.

1961: Tratamiento por punciones. Examen bacteriológico: estafilococos dorados = 70% Bacilo de Friedlander = 70%

1962: Tratamiento con Flabelline y (en octubre) Lantigen B.

1963: Tratamiento con Auréomycine.

1964: Tratamiento con Auréomycine y l Nibiol. Punciones en diciembre.

1965: Punciones en marzo, así como los días 19, 24, 28 y 31 de diciembre.

1966: Punciones (con Soludecadron) los días 3, 10 y 17 de junio. Punciones simples los días 20 y 28 de octubre y el 4 de noviembre.

1967: Examen que muestra la presencia de estafilococos dorados. Punciones con Néomycine Diamante los días 9,.13,.16 y 20 de junio.

1970: Tratamiento con Locabiotal.

1971-1980: Mejora. Ningún o pocos resfriados.

1981: Crisis repetidas de sinusitis, tratadas con Soframycine, Gomenol y Balsofumine M 4%.

1982: Ídem.

1983: Ídem hasta octubre, fecha a la cual ocurre una crisis especialmente violenta. Después de 15 días de tratamiento clásico (mencionado anteriormente), ninguna mejora se registra. El 23 de octubre al mediodía, una primera aplicación de silicio orgánico es realizada por cataplasma en la base de la nariz, y esto durante dos minutos. Una hora más tarde comienza a extraer mucosidad por la nariz sin interrupción hasta la noche. Por la noche, nueva aplicación de silicio orgánico, así como tres veces el día siguiente, después de que la paciente se siente curada y respira normalmente.

1996: Ninguna nueva crisis de sinusitis se registró desde hace 13 años.

 8.- Señorita E.D., 18 años: Afectada de SIDA declarado, la paciente presenta en julio de 1995 los siguientes resultados:

- Linfocitos CD4 +: 6% (normal = 35-55);

- Linfocitos CD8 +: 22% (normal = 18-38);

- Relación CD4+/CD8 +: 0,3 (normal = 0,6-2,8).

El 8 de julio, comienza un tratamiento en razón de tres cucharas soperas de silicio orgánico al día. El 17 de julio, tiene una mayor energía y ánimos renovados. El 1 de agosto, la mejora continua: la energía vuelve de nuevo (alternando con épocas de gran cansancio). Las mejoras son regulares y el sueño correcto, a pesar de detener la toma de Laroxil. Los análisis de sangre dan los siguientes valores:

- Linfocitos CD4 +: 8%;

- Linfocitos CD8 +: 24%;

- Rapport CD4+/CD8 +: 0,33.

 

Sra. L.G., ROYAN: La paciente sufre de una hepatitis C. El 15 de marzo, los resultados de análisis de sangre son los siguientes:

- SGOT: 109 U.I./l. (Normal = 8-39);

- SGPT: 146 U.I./l. (Normal = 9-52);

- Gamma GT: 140 U.I./l. (Normal = 2-60);

- Fosfatasas alcalinas: 65 U.I./l. (normal = 43-122).

Mientras su salud se deterioraba, la paciente comienza un tratamiento de silicio orgánico a principios de julio, en torno a las 3 cucharas soperas de producto al día. No aplica las compresas.

El 9 de agosto, los resultados son los siguientes:

- SGOT: 29 U.I./l.;

- SGPT: 53 U.I./l.;

- Gamma GT: 59 U.I./l.;

- Fosfatasas alcalinas: 40 U.I./l.

 

 

Certificados del Doctor J.J., BORDEAUX:

“El Sr. J.R. presentaba un queratitis herpética con ulceración de la córnea, lacrimación intensa y fuerte vaso dilatación de la conjuntiva, tratado sin resultado por colirios cortisónicos." A raíz de la aplicación de silicio orgánico, la inflamación desapareció en 24 horas y la cicatrización resultó estar completa al cabo de 7 días. Revisado 3 meses después, el enfermo no presentaba ninguna secuela”.

 

“El Sr. M.L. afectado de herpes genital que interesaba el glande y del prepucio. Se realizó una serie de aplicaciones locales en la lesión, en torno a las 3 aplicaciones diarias con ayuda de un algodón empapado de silicio orgánico. Después de una semana de este tratamiento, se constataba la desaparición de la erupción, sin rastro aparente. Al final de 3 meses, el paciente no presentaba ninguna repetición”.

 

“El Sr. R.B. presentaba ictericia de aparición repentina. Los exámenes de laboratorio confirmaron el diagnóstico de hepatitis viral. Las transaminasas eran elevadas: 1100. Aplicó en el hígado una compresa de algodón empapada de silicio orgánico y cubierta de plástico. Esta compresa se ha mantenido 10 horas al día. Al final de seis días, la ictericia había disminuido claramente, y las transaminasas habían caído al valor de 50 después de 2 meses, el enfermo no presentaba ya ninguna señal clínica ni biológica de hepatitis”.

 

El Sr. E.F. presentaba crisis de disneas nocturnas con sofocaciones. Con ayuda de un algodón empapado de silicio orgánico, se le hicieron 7 aplicaciones externas en los antebrazos, antes de dormir. Estas aplicaciones se unían a instilaciones nasales del producto. Se pudo constatar que las crisis disminuían de intensidad al cabo de 4 días y desaparecían progresivamente. Se prosiguió un tratamiento de mantenimiento de una aplicación por semana durante 2 meses. Se ha aconsejado además al enfermo, durante este período, proceder a su aplicación (asociado a la instilación nasal) al menor problema respiratorio, y esto con carácter preventivo. Al cabo de 3 meses, el enfermo no presentaba más crisis y no ha presentado la menor repetición desde hace 8 meses”.

 

Pruebas de eficacia terapéutica oficiales,  ("Declaration under 37 CFR §1, 132") realizadas por el Profesor Jean CAHN (Director del Instituto SIR INTERNATIONAL, Profesor de Farmacología y neurobiología por la Facultad de ciencias y a la Facultad de medicina de la Universidad de PAVÍA (Italia), antiguo Director del Centro de Experimentación Terapeútica del Hospital del Pitié-Salpêtrière de París, antiguo Director del Instituto de Terapia experimental e Investigaciones Clínicas de Paría) (resumen de las pruebas): Estas pruebas fueron realizadas con utilización de silicio orgánico monometilsilanotriol.

 

Pruebas sobre humanos: se trató a 110 pacientes. El tratamiento consistió en aplicar cada composición directamente sobre la superficie dolorida o afectada, mojando ésta con ayuda de un algodón empapado de producto. Los resultados se obtuvieron determinando, para cada producto y cada afección, qué porcentaje de los pacientes respondía favorablemente al tratamiento y presentaba una disminución de los síntomas.

 

Pierre Plages y Norbert DUFFAUT: "Algunos resultados obtenidos en odontoestomatología con los derivados del silicio orgánico" (en "ACTAS de la Sociedad de las Ciencias Físicas", BORDEAUX, 1976-1977): “(...) además de su eficacia, el silicio orgánico presenta varias ventajas:

- En primer lugar su excelente tolerancia (se pueden administrar más 250 ml al día en perfusión); nunca hemos tenido reacción local a pesar de la presencia de anestésico, puesto que una de las características principales de este producto es ser antiinflamatorio,

Esto permite hacer infiltraciones diarias, sin correr el riesgo de causar, como las sales de cromo, reacciones locales indeseables.

- Una segunda ventaja reside en el hecho de que el silicio orgánico se difunde rápidamente en los tejidos, o por aplicación local (baño de boca manteniendo el líquido en contacto de las mucosas unos minutos, y no simple enjuague de algunos segundos), o de preferencia por ionoforesis, técnica más eficaz que las infiltraciones y carente de contraindicación.

 - Indican finalmente al activo del silicio orgánico su rapidez de acción, superior a la de los medicamentos orales.

CONCLUSIÓN: Cinco años de experimentación y ensayos comparativos nos han aportado la convicción que los compuestos de silicio orgánico son de una eficacia constante en los desórdenes del periodonto, de los épulis (tumores benignos de la encía), y que permiten facilitar considerablemente las intervenciones de cirugía bucal y extracciones dentales a la vez reforzando las anestesias y evitando las alveolitis y otras complicaciones inflamatorias postoperatorias”.

 

Sr. A. L., SAINT SEURIN de PRATS: “Diabético, afectado por una perforación plantar, en el pie izquierdo, a principios de mayo de 96, tenía la pierna muy hinchada y la herida infectada; durante 6 meses, seguí los cuidados de un dermatólogo y mi médico de cabecera, sin ningún resultado. A principios de noviembre, querían hospitalizarme. Estando informado de sus descubrimientos, (...) con el acuerdo con mi médico, encargué 2 envases de silicio orgánico (...). Al cabo de un mes de aplicaciones por compresas, mi pierna comenzó a desentumecerse y la herida a estabilizarse con el asombro del médico que me trataba. Seguí el tratamiento hasta principios de septiembre de 97, alternado con vendajes de Betadine. Mi herida ahora se está curando. Mi médico casi no cree lo que ven sus ojos. Reconoció que en principio, en los diabéticos, esta clase de herida no curaba nunca. (…)”.

 

Sr. Frank Amy, Condestable de GROUVILLE, JERSEY: Sufría enormemente desde hacía dieciocho años de dolores de espalda, contra los cuales había intentado todos los tratamientos posibles, a excepción de una operación: tratamiento por el calor, masajes, ejercicios en piscina, tres inyecciones epidurales, etc., desde hace siete años, me veía obligado a tomar comprimidos de Voltrol, en primer lugar en torno 25 el mg al día para pasar a 100 mg a partir de enero de 1998.

En esta época, comencé a utilizar el silicio orgánico deteniendo inmediatamente la toma de comprimidos. En una semana, tal como me lo habían dicho, experimenté una sensación de bienestar, y en tres semanas mis dolores de espalda casi habían desaparecido completamente. Desde hace tres meses, he dejado de tomar regularmente el silicio orgánico, pero conservo siempre una botella en mi botiquín personal para caso de urgencia (...)

 

Dr. RAGER: “Tratamiento por ionocinesis controlada de la insuficiencia coronaria crónica y de las arteriopatías de los miembros inferiores (en "Agressologie", 1967, VIII): con 60 enfermos tratados, contamos con 9 fracasos (...). en otros 51 enfermos, 43 en la fase 2 y 8 en la fase 3, dolores isquémicos nocturnos con gangrena inicial, los resultados fueron muy satisfactorios. En las de los enfermos a la fase 2, se vio muy rápidamente su perímetro de marcha aumentar considerablemente y en 18 de ellos la claudicación intermitente desapareció completamente. La mejora subjetiva siempre se ha acompañado de una mejora objetiva de los trazados geográficos registrados gracias al pletismógrafo de impedancia. En los enfermos al principio de la fase 3, la recuperación es en general rápida, los dolores de decúbito desaparecen habitualmente hacia la 7ª sesión, el enfermo pudiendo de nuevo dormir y la gangrena inicial evolucionando hacia una cicatrización progresiva”.

 

Doctor J. C. M., Director del Centro Antiaging de Montreux, Suiza, año 2002: “al principio lo probé en mí mismo, ya que sufría de una artritis desde hacía tiempo. En dos semanas tuve unos resultados extraordinarios, basta decir que la artritis se curó y nunca más ha reaparecido. Entonces pedí la documentación y empecé a prescribirlo para todo tipo de dolencias graves, con resultados remarcables. Hay que señalar que, lógicamente, como siempre sucede en biología y en todo lo relacionado con los seres vivos, que no hay ciencias exactas. Los resultados dependen de muchos factores, por lo tanto no son constantes, pero a pesar de ello puedo decir que es un producto extraordinariamente eficaz.”

@Association Internationale des Amis
de Loïc Le Ribault (AIALLR)

APDO 71 - ES 33450 Piedras Blancas
Contactez-nous : 

aialoicleribault@gmail.com