Dos elementos críticos determinan la calidad de nuestras arterias:

su flexibilidad y su calibre. El silicio juega un papel fundamental en

cuanto a la flexibilidad de las paredes arteriales que son de hecho,

uno de los tejidos del cuerpo que presenta mayor concentración de

silicio orgánico, siendo la aorta nuestro órgano más rico en silicio.

 

Este es uno de los campos más interesantes de aplicación del silicio.

Podríamos decir que el silicio es el gran olvidado de la salud

cardiovascular.En esta área de la salud el silicio actúa a tres niveles:

 

  • Protege la pared arterial

  • Disminuye los niveles de colesterol

  • Reduce la hipertensión arterial

 

PROTECION DE LA PARED ARTERIAL

 

El silicio y la elasticidad arterial es el aspecto protector del silicio más ampliamente estudiado. Los vasos sanguíneos son ricos en silicio y la aorta es uno de los órganos del cuerpo humano que presenta mayores concentraciones de dicho elemento. El silicio determina la elasticidad de las arterias. De hecho, es el elemento clave para la conformación de las fibras elásticas no sólo en los vasos sanguíneos sino en todo el cuerpo: la piel, los ligamentos, los tendones, los cartílagos, etc., son ricos en silicio. Los estudios experimentales llevados a cabo desde los años 60 hasta nuestros días han demostrado sin lugar a dudas el papel constitutivo y protector del silicio sobre las fibras elásticas de las arterias. Dichos estudios descubrieron una serie de hechos de suma importancia para comprender la patología arterial:

 

  • El deterioro de las fibras elásticas de las arterias está determinado por la pérdida de silicio.

  • El nivel de silicio de las arterias decae con la edad: las arterias de los niños presentan 4 veces más silicio que las de personas de edad avanzada.

  • El proceso de la formación de las placas de colesterol corre paralelo con la pérdida de silicio: Las placas de colesterol indican carencia de silicio en las arterias.

  • La pérdida de silicio hace que las fibras elásticas se fragilicen y se fragmenten, favoreciendo su permeabilidad a los lípidos.

  • Este empobrecimiento de las fibras elásticas antecede a los depósitos de grasas y de calcio en las paredes arteriales.

  • A mayor pérdida de silicio más profunda es la calcificación de la placa de colesterol.

  • Una arteria enferma de ateroma tiene de 10 a 20 veces menos silicio que una arteria normal. La doctora Desmonty [i] en 1988 realizó un estudio en 72 pacientes de más de 61 años, y constató que las arterias aquejadas de arteriosclerosis presentaban un nivel de silicio catorce veces inferiores a las sanas.

 

En general las concentraciones de silicio en arterias jóvenes son mayores respecto a las viejas y esclerosadas. El nivel de silicio en relación a las arterias disminuye con los años y el estado de las mismas. El descenso fisiológico de la tasa de silicio en la edad va ligado a una pérdida de elasticidad vascular.

Respecto a la prevención de la ateromatosis, el silicio actúa disminuyendo la permeabilidad de las paredes arteriales, aumentando la sustancia intercelular y el espesor de las fibras elásticas, y manteniendo un nivel elevado de actividad de las hidrolasas, enzimas capaces de transformar el colesterol esterificado en colesterol libre.

 

Descrito esquemáticamente, el proceso de formación de las placas que obstruyen las arterias cursa por tres fases:

 

  1. Daño de las paredes internas de las arterias causado por oxidación (radicales libres).

  2. A causa del daño por oxidación las arterias se hacen más permeables y se posibilita el depósito de grasas en las áreas dañadas, al mismo tiempo se genera la formación de tejido cicatricial.

  3. Depósito de calcio en las placas, lo cual lleva a su endurecimiento.

El silicio protege a las paredes de las arterias en esos tres niveles.

 

Los estudios clásicos al respecto son los de Loeper (citado por Pometan 1978). Loeper demostró que el silicio se concentra de manera especial en las paredes de los vasos sanguíneos y sobre todo de la aorta, y les confiere la elasticidad. Además comprobó que el contenido de silicio decae con el proceso de formación del ateroma. Loeper también observó que el silicio tiene un papel protector sobre la pared arterial. En estudios con conejos demostró que la formación de las placas de ateroma pasa de 80% en animales no tratados a sólo 25% en los animales tratados con silicio orgánico. Esta acción se debe al papel protector del silicio sobre la pared arterial.

 

Equilibrio eléctrico, salud cardiovascular y silicio

 

Debemos recordar aquí el hecho, muy conocido, pero poco tomado en cuenta en la medicina moderna, de que la vida celular es un fenómeno eléctrico. En efecto, la química a nivel biológico opera mediante las fuerzas de atracción-repulsión generadas por las cargas eléctricas de las diversas sustancias y fluidos del cuerpo. La salud cardiovascular no escapa a esta regla. Normalmente la pared arterial posee carga eléctrica negativa al igual que los elementos de la sangre (plaquetas, leucocitos, hematíes, etc.). De manera que por su carga eléctrica negativa se repelen (polos semejantes se repelen, polos opuestos se atraen). Sin embargo, la polución eléctrica típica de la vida moderna, (la falta de contacto directo con la tierra, contacto con fibras sintéticas, ordenadores y televisión, líneas de alta tensión, aparatos eléctricos, ingestión e inhalación de iones positivos en el humo del cigarro, en la polución, en enlatados y en numerosos medicamentos, etc.) genera sobrecarga de electricidad positiva contribuyendo a alterar el potencial eléctrico de las arterias, entre otros órganos. Al invertirse dicho potencial (pasando de negativo a positivo) se favorece la fijación de los elementos electronegativos de la sangre sobre las paredes arteriales. En verdad, numerosas enfermedades típicas de la civilización como el cáncer o la osteoporosis tienen que ver con esta polución electropositiva moderna. Para corregir este problema resulta muy eficaz el silicio orgánico: es un donador de iones que permite reestablecer el equilibrio bioeléctrico de todas las células del cuerpo.

 

PAPEL ANTICOLESTEROL

 

El silicio orgánico contribuye a la salud cardiovascular al disminuir los niveles de colesterol y la hipertensión arterial. En estudios realizados por Pometan (1978) con animales y posteriormente corroborado en humanos, se ha observado que el silicio orgánico produce una reducción de los niveles de colesterol en la sangre, hígado y aorta.

 

Mediante compresas sobre el hígado y toma oral se logran resultados muy positivos contra el colesterol: en un estudio con centenas de casos los niveles bajaron de 3,5 a 2 g/lit. en 30 días.

 

La mayoría de las personas que comienzan la suplementación con silicio orgánico suelen tardar relativamente poco tiempo en lograr una disminución del nivel de colesterol y los demás factores de riesgo en la sangre. Se reduce la velocidad con la que el hígado produce colesterol y otros factores de riesgo secundarios y, por tanto, reduce los niveles que estos factores de riesgo alcanzan en la sangre.

 

ROL ANTIHIPERTENSIVO DEL SILICIO ORGÁNICO

 

El silicio orgánico contribuye a disminuir la hipertensión arterial: al reestablecer la elasticidad de las arterias y equilibrar los valores bioeléctricos del sistema cardiovascular.

 

Hace años que ya se empezó a estudiar el silicio orgánico en la hipertensión; fueron varios estudios en humanos los que mostraron que en el curso de 4 o 5 días la presión arterial se normalizaba. Numerosos estudios complementarios (Pometan 1978) han demostrado el efecto antihipertensivo del silicio orgánico.

 

 


 

[i] DESMONTY, Marie-LAURE, “Silicium et Silicea”, Tesis para obtener el diploma de Estado como doctora en Medicina, Universidad de Burdeos, Francia, 16 de Junio de 1988.

 

 

Aplicaciones

 

HEMORROIDES, PIERNAS PESADAS, VARICES, CUPEROSIS, etc.: 

 

APLICACIÓN: TOMA INTENSIVA de silicio orgánico + aplicación de gel. Después de un periodo de toma, realizar exámenes médicos para controlar los resultados y posible adaptación del tratamiento. Si los resultados en un primer examen fueran pobres, aumentar las dosis. Al mejorar el estado de las paredes vasculares, la circulación sanguínea mejora ostensiblemente. El silicio orgánico actúa también sobre problemas de circulación venosa como hemorroides y varices mejorando el tono de las paredes venosas, combatiendo el edema y la inflamación. Permite mejorar eficazmente las molestias que generan las varices como piernas pesadas, ardor y dolor. Tiene un efecto positivo en las hemorroides.


CEFALEAS (migrañas, dolores de cabeza):

 

APLICACIÓN: TOMA INTENSIVA + cataplasmas o aplicación de gel a nivel de la zona dolorida. Muy eficaz en migrañas y dolores de cabeza crónicos.

 

COLESTEROL

 

APLICACIÓN: TOMA INTENSIVA

 

Después análisis de sangre para controlar los resultados y adaptación eventual del tratamiento. Tras el primer mes, llama la atención que en determinados pacientes se produzca temporalmente un aumento del nivel de colesterol. Este incremento del nivel de colesterol no es debido a una mayor producción de colesterol, por lo tanto no es conveniente tomar fármacos para paliar este aumento. Tiene su origen en el depósito arteriosclerótico de las paredes arteriales. Este importante mecanismo fue descrito por primera vez por Constance Spittle en la revista médica ”The Lancet” en 1972. Ella descubrió que muchas veces la administración de suplementos a pacientes que sufren un problema cardiovascular aumenta temporalmente el nivel de colesterol en la sangre. Por el contrario, los niveles de colesterol de las personas sanas que tomaron parte en la prueba no aumentaron tras tomar suplementos dietéticos específicos.

 

El aumento temporal del nivel de colesterol en la sangre es señal de que se ha iniciado el proceso de recuperación de las paredes arteriales y de que el depósito de grasas se está reduciendo. El mecanismo que aquí se comenta no sólo se aplica al colesterol sino también a los triglicéridos, las LDL, las lipoproteínas y otros factores de riesgo que se han ido acumulando en las paredes arteriales durante años y que ahora acaban disolviéndose en la circulación sanguínea.

 

Nuestra recomendación es que en caso de que su nivel de colesterol aumente con este programa de suplementación con silicio orgánico, ello significa que ya se habían formado placas y que éstas se están desprendiendo. Hay que seguir con la toma y al cabo de unos meses su nivel de colesterol en la sangre se hallará por debajo de los niveles iniciales. Una dieta rica en fibras (por ejemplo avena, salvado y otros cereales) puede reducir el nivel de colesterol y otros factores de riesgo secundarios en la sangre.

 

 

APLICACIÓN

 

TOMA INTENSIVA + control regular de la tensión durante la duración de la toma.
Al desprenderse los depósitos lipídicos de las paredes arteriales, la tensión arterial tiende a normalizarse al recobrar las arterias su flexibilidad.

 

HIPERTENSIÓN o HIPOTENSIÓN

 

 

 

 

 

 

 

EL SILICIO ORGÁNICO Y LA SALUD CARDIOVASCULAR

 

 

@Association Internationale des Amis
de Loïc Le Ribault (AIALLR)

APDO 71 - ES 33450 Piedras Blancas
Contactez-nous : 

aialoicleribault@gmail.com