SISTEMA INMUNOLÓGICO

 

 

 

 

 

Una función del silicio y de la cual se ha estudiado poco hasta hace pocos años es su relación con el sistema inmunitario. En un interesante estudio se aprecia de forma clara un considerable aumento de linfocitos e inmunoglobulinas en una serie de pacientes tratados con silicio comparado con el grupo testigo[i].

 

Se sugiere que el silicio juega un papel importante en la función inmune afectando a la proliferación linfocítica. Según un reciente estudio llevado a cabo en la Universidad de Winsconsin, parece que regula la función inmune interaccionando con la arginina (suplemento empleado habitualmente como modulador de la función inmune). Se concluye que la interacción entre el silicio y la arginina afecta a la función inmune y que una deficiencia en silicio debilita la proliferación de linfocitos esplénicos en respuesta a un posible agente infeccioso [ii].

 

 Resulta significativo que el timo y el bazo, órganos que no requieren resistencia mecánica y tan relacionados con el sistema inmune, contengan los porcentajes más altos de silicio en el cuerpo humano. Debemos buscar una justificación dentro de la Biofísica para explicar como un elemento aparentemente tan inerte y poco reactivo, es capaz de esa estimulación inmune. Hay que tener en cuenta que el silicio, como el germanio, son elementos transistóricos, capaces de movilizar, ceder e incorporar fácilmente electrones, por ello se utilizan en los transistores de los chips de electrónica.

 

En este sentido puede representar un papel muy importante como intermediario de transporte de electrones amplificando los impulsos entre distintas moléculas. Ello ya fue sugerido por Vincent, L.Cl. (37) pionero de la Bioelectrónica, en 1956 Autores más modernos, Fazekas (10), Schafer y Chandler (31) y Bornens (2) basándose en la presencia de agregados de silicio en las mitocondrias, las centrales energéticas de las células, le suponen un papel de primer orden en el transporte energético intra e intercelular. En los centriolos y otros elementos celulares, supone un papel de esta índole, actuando como un cuarzo regulador de impulsos o señales de frecuencias muy estables que rigen el movimiento del centriolo.

 

Es posible que sin ser un típico dador de electrones, su facilidad para intercambiarlos, actuando como transportador, facilite la acción de los sistemas antioxidantes que proporcionan estos electrones, bloqueando radicales libres que tanto afectan a las mitocondrias y así, indirectamente, favorece al sistema inmune.

 

Independientemente de la edad, una dieta adecuada en silicio es importante a lo largo de toda la vida.

 

 


[i] SCHIANO A, ESINGER F, DETOLLE P.”Silicon, bone tissue and immunity” Rev. Rhum. Mal. Ostoartic. Jul-sept. 46 7-9,  483-6 1979.

[ii] SEABORN CD, BRISKE-ANDERSON M, NIELSEN F. “An interaction between dietary silicon and arginine affects immune function indicated by con-A-induced DNA synthesis of rat splenic T-lymphocytes”. Biol. Trace Elem. Research summer. 87 (1-3) 133-142. 2002. 

 

 

APLICACION

 

TOMA INTENSIVA + cataplasmas o por vía tópica o vaporizaciones o aplicación de gel 3 a 4 veces por día a nivel de la zona afectada.

 

Excelente respuesta en la evolución de las alergias.

@Association Internationale des Amis
de Loïc Le Ribault (AIALLR)

APDO 71 - ES 33450 Piedras Blancas
Contactez-nous : 

aialoicleribault@gmail.com