SISTEMA OSTEOARTICULAR Y MUSCULAR

 

 

ÍNDICE

 

ESTUDIOS:

 

  • EL SILICIO EN EL SISTEMA OSTEOARTICULAR Y MUSCULAR

  • EL SILICIO Y LA OSTEOGÉNESIS

 

APLICACIONES:

 

  • LESIONES DEPORTIVAS

  • REUMATISMOS

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Las dietas actuales contienen mucho menos Silicio que las antiguas. Está probado que en los problemas articulares, artritis, artrosis y en la incidencia de lesiones en individuos sometidos a fuertes esfuerzos físicos, esta subcarencia de Silicio es un factor desencadenante. Ello se podría corregir con una dieta adecuada o con una suplementación en Silicio en forma asimilable que, por otra parte, no tiene contraindicaciones ni afecta al doping. El hombre está acondicionado genéticamente desde miles de años, a dietas que tienen como mínimo diez veces más Silicio que las actuales. El cultivo intensivo de vegetales, granos, legumbres con abonos sintéticos, plaguicidas y herbicidas y transgénicos etc., ha reducido considerablemente la flora microbiana del humus que se encarga de solubilizar el Silicio de los silicatos del suelo, para las plantas. Este es un hecho preocupante y reconocido por todos los agrónomos. Las plantas actuales tienen menos Silicio. Por ello sus cutículas son más débiles y vulnerables a las plagas, lo que se ha comprobado en ensayos. Los tratamientos con plaguicidas para acabar con ellas, perjudican más a la flora del humus. El Silicio se encuentra principalmente en las partes fibrosas, que hoy en día se consumen en pequeña cantidad.

EN EL ORGANISMO

 

En el tejido conjuntivo, el Silicio forma parte de los mucopolisacáridos que constituyen sus principales elementos estructurales. Schwartz determinó aproximadamente 500 ppm de Silicio combinado con ácido hialurónico, con los sulfatos de Condroitina, Dermatan, Heparan. En el Colágeno soluble de piel entre 1000 y 2000 ppm de Si., lo que indica como mínimo de 3 a 6 átomos de Silicio por cadena de proteína en la molécula de Colágeno. Schwartz concluye que el Silicio está como Silanolato en forma de derivados de éster o éter, formando puentes que configuran la organización estructural de los glicosaminoglicanos y poliurónidos. En los más recientes trabajos de Carlisle aun corrigiendo los valores de Schwartz, se confirma este aspecto estructural del Silicio en el tejido conjuntivo, como elemento de unión entre los polisacáridos (glicosaminoglicanos) y las fracciones proteicas menores.

 

"En ensayos in vitro con cultivos de órganos y células (cartílagos) en medios pobres y ricos en Silicio, se evidencia rápidamente el efecto estimulante del Silicio en su desarrollo."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También se ha comprobado una interacción positiva entre el Silicio y Ascorbato en la formación del cartílago, dando una máxima producción de Hexosaminas y Prolina cuando ambos compuestos están presentes. El Silicio incrementa también la Hidroxiprolina, la proteína total y la proteína no colágena, aparte de los efectos del Ascorbato. En cultivos ​de condrocitos aislados de epífisis de pollos, los medios suplementarios en Silicio mostraron un incremento de cerca del 250% en Colágeno, medido como Hidroxiprolina, en relación con los suplementos y mostrando también un aumento de la matriz de polisacáridos del 150%.​ Ello ocurre porque el Silicio tiene asimismo una acción funcional además de la estructural, ya que se ha comprobado que actúa como elemento activador de la Prolilhidroxilasa, como ha demostrado Carlisle con esta enzima aislada obtenida de huesos de embrión de pollo, cuya actividad en la síntesis de Hidroxiprolina está en relación con la concentración de Silicio del medio. Ello confirma los resultados hallados "in vivo" e "in vitro", sobre los requerimientos de Silicio para la biosíntesis del Colágeno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Administrado en casos de enfermedades con dolores óseos, los derivados órgano-silíceos permiten obtener una neta mejoría con recuperación de la movilidad y la desaparición gradual del dolor. En el proceso de osificación, el silicio va ligado al calcio, de tal manera que es indispensable para la absorción y fijación del calcio al hueso. Las radiografías de control efectuadas en pacientes tratados, permiten constatar una remineralización de las zonas descalcificadas y una desaparición de esclerosis. Estos resultados corroboran la relación que existe entre el calcio y el silicio. Por otra parte, el aporte de silicio a nivel de huesos, tendones y músculos mejora en gran medida las enfermedades reumáticas. ​Con respecto a las fracturas óseas y la recalcificación, los estudios realizados muestran una aceleración de este proceso por la acción del silicio orgánico. Estudios más recientes, demuestran que una concentración de silicio interviene sistemáticamente cerca de las zonas de calcificación intensa (epífisis y zonas fracturadas), en donde efectúa una función catalítica de la fijación del calcio, del azufre y del fósforo. La influencia del silicio sobre el hueso y el cartílago se debe además, a que interviene en la síntesis de colágeno, elastina y mucopolisacáridos. Se ha demostrado que en animales que presentaban una deficiencia de silicio padecían al mismo tiempo una deficiencia de la matriz orgánica ósea y cartilaginosa. Se han hallado concentraciones importantes de silicio en los tendones.

 

 

EL SILICIO Y SU ROL EN LA OSTEOGÉNESIS

 

Los estudios de Schwartz y Carlisle han extraído las siguientes conclusiones: El silicio se presenta en tasas relativamente elevadas en zonas de calcificación. Al inicio de la descalcificación el silicio cae drásticamente (hasta 50%) en contraste con minerales como el calcio o el azufre que solo caen de un 5 a un 8% por ciento (Desmonty, 1988). Esta misma autora señala que experimentos con ratas sometidas desde su nacimiento a un régimen pobre en calcio demostraran la acción favorable del silicio sobre la mineralización del hueso y del cartílago: las ratas suplementadas con silicio mostraban un peso significativamente mayor que el de las ratas no suplementadas. La tasa de silicio se muestra elevada al momento del proceso inicial de calcificación y después cae de manera marcada al momento en que se incrementa la tasa de calcio y sufre su transformación en hidroxiapatita (un mineral parecido al mármol y sumamente resistente). La acción calcificadora y mineralizante del silicio ocurría en estos experimentos, durante las primeras dos semanas de vida, al cabo de 5 semanas ya no existía diferencias entre los dos grupos de ratas. ​Tolonen (1995) refiriéndose a la salud humana señala que cuanto más bajo es el aporte de calcio más importancia adquiere la ingestión del silicio. Algunas investigaciones han observado que las personas que no consumen suficiente silicio pueden ver disminuida su densidad ósea (Nielsen 1991). Hay que recordar aquí que el hueso está básicamente conformado por una matriz proteica y por el depósito en ella de sales de calcio. La matriz fibrosa le permite al hueso ser flexible y tolerar la tensión, mientras que las sales de calcio depositadas (65% de su peso) le dan firmeza y lo capacitan para resistir la presión. En el proceso de formación del hueso se considera que se producen primero los componentes de la matriz (proteínas-polisacáridos, y fibras de colágeno) que conforman, gracias a modificaciones químicas, una estructura ordenada en la cual se depositarán en segundo lugar las sales de calcio. (Jacob Francote Lossow 1982). De acuerdo con los datos ofrecidos hasta aquí podemos afirmar que la importancia del silicio para la osteogénesis deriva de que interviene tanto en el proceso de la producción de la sustancia matriz cuanto en depósito de sales en los huesos. Pero además existen datos que permiten señalar que la presencia del silicio también contribuye a dar forma al tejido de la matriz. Los conocimientos actuales permiten pensar que el silicio tiene un rol estructural en el tejido conjuntivo, que está implicado en la síntesis de los mucopolisacáridos y que interviene en la mineralización de la matriz ósea.

 

 

LESIONES DEPORTIVAS

 

El silicio orgánico, regenera la elastina y el colágeno, mejora la calidad del tejido conectivo y por lo tanto acelera la recuperación de contusiones, roturas musculares, torceduras, esguinces, tendinitis, etc. A nivel de los músculos, tendones, tejido óseo y cartílagos asegura la integridad de estos tejidos y participa en el fortalecimiento de su principal función: movilidad y flexibilidad de los primeros, y rigidez y mayor regeneración de los segundos. En el tejido conectivo, el silicio induce o regula la multiplicación de los fibroblastos, siendo éstos responsables de la formación de las fibras de colágeno y elastina que generan resistencia, flexibilidad y elasticidad. Ofrece a los huesos y cartílagos una mayor rigidez, permitiendo su regeneración ayudando a la fijación del calcio. Aporta flexibilidad y movilidad a los músculos y tendones. El papel del silicio en relación al tejido conectivo es fundamental, ya que está implicado en el proceso de reticulación del colágeno (es un cofactor enzimático de la prolilhidroxilasa), de la elastina y de los mucopolisacáridos, en donde une el componente polisacárido al componente proteico. Contribuye a la arquitectura y elasticidad del tejido conectivo, además de estar implicado en el proceso de fijación del calcio al hueso.

 

 

MECANISMO DE ACCIÓN

 

La acción del silicio orgánico sobre las lesiones y reumatismos no se explica únicamente por su aporte de silicio orgánico altamente asimilable, sino que además intervendría su alto poder reactivo. Estudios científicos demuestran que todo desorden del organismo proviene, en parte, de un desequilibrio electroquímico celular. El silicio orgánico de Loïc Le Ribault es una molécula que presenta una carga máxima de iones positivos y negativos inestables, que podría intervenir a nivel celular restableciendo la polaridad de las células deficientes, liberando según los casos los iones positivos o negativos. Podría considerarse al silicio orgánico como un reequilibrador iónico del organismo, que contribuiría dando a las células la energía necesaria para luchar contra las agresiones que modifican su estado electroquímico.

 

Loïc Le Ribault insistió que es posible prevenir y acelerar la recuperación de lesiones en articulaciones, huesos, musculos, ligamentos, tendones y cartílagos con la fórmula G5 gracias a que multiplica la capacidad natural de regeneración del organismo. Empíricamente estableció que el tratamiento de patologías deportivas y reumatismos mediante la fórmula G5 es un proceso único, veloz y eficaz. Las aplicaciones varían dependiendo del tipo de patología, podríamos diferenciar lesiones crónicas y agudas o accidentales, ocasionadas por traumatismos o el propio movimiento del cuerpo.

 

Tipos de lesiones deportivas:

 

  • AGUDAS

  • CRÓNICAS

 

A continuación resumimos la metodología de la silicoterapia de Loïc Le Ribault para prevenir y acelerar la recuperación de lesiones en articulaciones, huesos, musculos, ligamentos, tendones y cartílagos con la fórmula G5.

 

 

LESIONES AGUDAS

 

Las lesiones deportivas agudas, son repentinas y graves. Tropezarse y romperse una pierna, es una lesión aguda, también lo son los desgarros musculares súbitos. El problema surge en una sola serie, aunque lo más probable es que se origine por no hacer caso de un dolor en una determinada articulación o músculo, y continuar entrenándose hasta que el tendón o músculo alcanza su limite y lo rebasa.

 

Según el NIH los síntomas de una lesión aguda incluyen:

 

  • Un dolor grave repentino

  • Hinchazón

  • No poder apoyarse en una pierna, rodilla, tobillo o pié

  • Un brazo, codo, muñeca, mano o dedo que está muy adolorido

  • Dificultades en el movimiento normal de una articulación

  • Extrema debilidad en una pierna o un brazo​​

 

 

 

TRATAMIENTO

 

En caso de sufrir un traumatismo localizado, nos concentraremos en aplicar el producto en la zona dolorida mediante una compresa o cataplasma, preferentemente durante toda la noche, ya que además de ejercer un efecto antinflamatorio, conseguiremos una fuerte interacción del producto con el área afectada y aceleraremos de forma notoria la regeneración del traumatismo. ​La toma intensiva debe concentrarse en el período de regeneración del traumatismo y una vez regenerado, continuaremos el tratamiento con una toma de mantenimiento para reforzar y prevenir la aparición de nuevas lesiones

 

 

  • ROTURAS, FRACTURAS, ESGUINCES, TORCEDURAS, HEMATOMAS, PROBLEMAS MUSCULARES (Desgarros, Dolores) y traumatismos en general

Acelera la recuperación de contusiones, roturas de fibras musculares, torceduras, esguinces, fracturas, roturas etc. Se constatan excelentes resultados mediante aplicación de gel y toma oral simultánea. Los resultados son la disminución del dolor y la inflamación, reabsorción acelerada de los hematomas.

 

  • Uso tópico: Aplicación de gel o líquido en compresas con la máxima asiduidad posible

 

  • Vía oral: Toma de silicio orgánico líquido de forma intensiva y progresiva durante el tiempo necesario hasta su total curación. (90 ml en 3 tomas diarias)

 

 

LESIONES CRÓNICAS

 

Las de primer tipo, las lesiones crónicas​, serían las que podrían beneficiarse en mayor medida de las propiedades de la fórmula G5 aplicada intensivamente durante un período de entre 1 y 3 meses. Poseen la característica de manifestarse de forma continua y prolongada en el organismo "caracterizadas por un inicio lento e insidioso, que implica un aumento gradual del daño estructural". No dependen de un único episodio traumático, se desarrollan progresivamente. En muchos casos son propias de deportistas que practican actividades que requieren movimientos repetidos y continuos. Tales lesiones se llaman a veces lesiones por sobrecarga y presuponen que el deportista ha hecho, sencillamente, demasiadas repeticiones de una actividad dada. Se producen por el uso o el abuso de una articulación o músculo.

 

Según el NIH los síntomas de una lesión crónica incluyen:

 

 

  • Dolor mientras está jugando

  • Dolor mientras está haciendo ejercicio

  • Dolor leve incluso en reposo

  • Hinchazón.​

 

Distensión

Contractura

Desgarro

Esguince

Luxación

Fractura

Rotura

" Está probado que en los problemas articulares, artritis, artrosis y en la incidencia de lesiones en individuos sometidos a fuertes esfuerzos físicos, esta subcarencia de Silicio es un factor desencadenante "

Fibras musculares en proceso de regeneración

Tendinitis

Epicondilitis

Sinovitis

Bursitis

Periostitis

Condropatías

Tendinosis

TRATAMIENTO

 

En caso de sufrir una lesión crónica, tendinitis, epicondilitis, sinovitis, bursitis, periostitis, condropatías, tendinosis, etc. nos concentraremos en aplicar el producto en la zona dolorida, ya que además de ejercer un efecto antinflamatorio, conseguiremos una fuerte interacción del producto con el área afectada y aceleraremos de forma notoria la regeneración del traumatismo. ​

 

 

RECOMENDACIONES

 

Muy eficaz en lesiones crónicas, se debe aplicar gel con frecuencia en la zona afectada. En el caso de que no se produjera suficiente mejora, añadir toma oral y sustituir la aplicación de gel por compresas locales toda la noche.
 

  • Uso tópico: Aplicación de G5 gel en compresas, cataplasmas o vaporizaciones con la máxima asiduidad posible.

 

  • Vía Oral:​ Silicium G5 en toma oral intensiva (90 ml/día repartidos en 3 tomas diarias)

 

 

REUMATISMOS O ENFERMEDADES DEL APARATO LOCOMOTOR

 

  • Trastornos Músculo-Esqueléticos

  • Lumbago

  • Reumatismo de Partes Blandas 

  • Bursitis, problemas tendinosos, entesopatías

  • Fibromialgia 

  • Artrosis

  • Artritis 

  • Espondiloartritis 

  • Enfermedades difusas del tejido conectivo

  • Gota o Artritis por cristales

  • Osteoporosis

  • Osteonecrosis

  • Enfermedad de Paget

  • Enfermedades del tejido conectivo

  • Lupus eritematoso sistémico

  • Esclerodermia

  • Miopatías 

 

Se constatan excelentes resultados mediante aplicación de gel y toma oral simultánea. En este campo se han obtenido extraordinarios resultados, es el campo de acción más conocido del silicio orgánico. Es importante hacer un tratamiento constante, regular, durante varios meses, ya que las mejoras son progresivas. Sobre articulaciones mayores y menores (rodillas, caderas, hombros y manos, pies, tobillos y codos), se efectuarán también aplicaciones con el gel sobre la piel acompañado de la toma oral, normalmente aplicando gel 3-4 veces al día suele ser suficiente para empezar a notar en unos días disminución de las molestias.

 

La duración del tratamiento puede variar según la localización y la importancia de los dolores. Al cabo de un periodo lo suficientemente largo de toma oral puede producirse un aumento del capital óseo y cartilaginoso, ayudando a regenerar y reforzar el tejido conectivo en general.

 

En enfermedades auto inmunes como artritis o espondilitis anquilosante, toma oral acompañado eventualmente de aplicación de gel. Normalmente en un periodo que suelen ir de unos días a un par de meses, se suele producir un alivio sintomático que por lo general se mantiene estable y permite al paciente dormir mejor por las noches, recuperar movilidad y disminuir el dolor en las articulaciones.

 

 

Dolores articulares, artritis, poliartritis, artrosis, reumatismos, osteoporosis, descalcificacion, enfermedad de dupuytren, algodistrofia, espondilitis anquilosante y más patologías pueden experimentar mejoras mediante la toma de Silicium G5.

 

 

TRATAMIENTO

 

TOMA INTENSIVA (90 ml en tres tomas diarias) + cataplasmas o unciones o vaporizaciones o masajes o aplicación de gel en las zonas a tratar con la frecuencia que sea necesario. En general la duración del tratamiento y la aminoración del dolor pueden variar según la localización, la antigüedad de la afección y la importancia de los dolores.

 

 

¿Por qué es necesario tomar silicio orgánico durante varios meses? 

 

La asimilación de silicio orgánico es un proceso lento que requiere constancia dado que es un oligoelemento (Bioelemento presentes en pequeñas cantidades, inferior a un 0,05% en los seres vivos, y su ausencia puede ser perjudicial para el organismo) que se asimila paulatinamente a través de nuestro organismo. Es importante obedecer las dosis diarias recomendadas para lograr alcanzar los máximos efectos terapéuticos del silicio. Por ello, debemos tomar las dosis indicadas en las cantidades que nuestro organismo es capaz de asimilar. Existen horas del día en las que nuestro organismo es capaz de asimilar un mayor número de veces una sustancia, por ello administraremos el producto en varias ocasiones.

 

 

@Association Internationale des Amis
de Loïc Le Ribault (AIALLR)

APDO 71 - ES 33450 Piedras Blancas
Contactez-nous : 

aialoicleribault@gmail.com