¿Que es la EPOC?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una enfermedad pulmonar común, prevenible y tratable, que se caracteriza por presentar una limitación del flujo de aire, lo que causa dificultad para respirar. Por lo general es progresiva y se asocia con una respuesta inflamatoria anormal en las vias aéreas, es ocasionada por la exposición prolongada a partículas y gases nocivos.

H ay dos formas principales de EPOC:

  • Bronquitis crónica, es la inflamación de los conductos bronquiales, las vías respiratorias que llevan oxígeno a los pulmones. Causa tos con mucosidad.

  • Enfisema, se produce cuando los alvéolos pulmonares se debilitan gradualmente y se destruyen poco a poco las fibras elásticas que permiten la contracción y la expansión de los pulmones, lo que provoca que las vías aéreas se colapsen al exhalar. El enfisema hace que sea difícil recuperar el aliento. También puede causar tos crónica y dificultades para respirar durante el ejercicio.

La mayoría de las personas con EPOC tienen una combinación de ambas afecciones.

 

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Tos con o sin flema

  • Fatiga, dolor torácico

  • Muchas infecciones respiratorias

  • Dificultad respiratoria (disnea) que empeora con actividad leve.

  • Dificultad para tomar aire

  • Sibilancias

 

Causas y factores de riesgo

Actualmente la EPOC se define como una enfermedad compleja y multifactorial, donde factores ambientales interactúan con factores genéticos.

Factores ambientales: exposición a ciertos gases o emanaciones en el sitio de trabajo, exposición a cantidades considerables de contaminación o humo indirecto de cigarrillo, uso frecuente de fuego para cocinar sin la ventilación apropiada, tabaquismo.

Factores genéticos: se encuentra ampliamente estudiada la deficiencia de α1-antitripsina (AAT), la cual genera un desequilibrio entre proteasas y antiproteasas, ocasionando la destrucción de las paredes alveolares con la consiguiente degradación de las fibras de elastina y colágeno en las paredes de los alvéolos y la matriz extracelular del pulmón.

A evitar:

Como primera medida se deben eliminar (o reducir al máximo) los alimentos productores de mucosidad: los lácteos, el gluten (el trigo es su fuente principal) los procesados cárnicos, carbohidratos refinados (azucares, dulces, sodas, panadería blanca, etc.) grasas y un exceso de proteína animal. Estos productos saturan a los intestinos de toxinas impidiendo la correcta eliminación de residuos del organismo.

Evitar, el fumar o respirar el humo del tabaco y la exposición a la contaminación ambiental o laboral, humos, sustancias químicas, cocinas mal ventiladas, etc

 

Rehabilitación pulmonar

El hacer ejercicio físico es importante para oxigenar la sangre e ir ampliando la capacidad pulmonar, otro aspecto importante es aprender técnicas de respiración como Pranayama (Yoga) , Método Buteyko, Método Papworth estos métodos nos ayudarán a relajarnos y conservar la energía para las actividades diarias. La mayoría de las personas que hacen ejercicio también sienten un aumento en su bienestar general, estas actividades pueden incluir, caminatas, bicicleta, ejercicios en el agua, en general cualquier ejercicio aeróbico de intensidad moderada, si no puede realizar los ejercicios anteriores use un pedalier.

La rehabilitación pulmonar no puede curar la enfermedad pulmonar crónica (EPOC) o aliviar totalmente los problemas respiratorios, pero sí puede ayudar sustancialmente la calidad de vida de las personas que la padecen...

Tratamiento natural

Según la Medicina Tradicional China el pulmón va ligado al intestino grueso, así nuestra salud intestinal va estrechamente ligada a nuestros pulmones, por ello debemos evitar el estreñimiento e incorporar a nuestra dieta cereales integrales como la avena, cereal importantísimo tanto para proteger el intestino como por ser un antiinflamatorio natural. El alga espirulina y las semillas de Chía son las ideales para eliminar todas las toxinas que se encuentran en el intestino formanando un gel que lubrica las heces. El Silicio orgánico es muy útil para reparar el daño en los pulmones y calmar la inflamación reduciendo la gravedad de los síntomas tanto en Bronquitis crónica como en Enfisema. La presión arterial y el pulso se van regulando, los accesos de tos se reducen y la capacidad pulmonar aumenta reduciéndose la falta de aire o ahogos. Recomendamos la toma de 60 a 120ml de Silicio orgánico diarios, junto con un Nebulizador en frío, incorporar 20ml de Silicio al aparato y respirar con la mascarilla de 15 a 20 minutos de dos a tres veces al día.

Si no dispone de Nebulizador:

Cataplasmas, empapar de Silicio orgánico en un trapo de algodón, fijarlo a la piel a la altura del pecho y en la espalda a la altura de los pulmones. Conservarlo durante al menos 20 minutos o hasta que se seque, de dos a tres veces al día.

©2019 por silicioorganico. Creada con Wix.com