Posología y modo de empleo

Vía oral

En cualquiera de las presentaciones la cantidad recomendada es entre 15 y 90 ml por día e incluso más según las necesidades. En general se puede comenzar por 15 ml al día (medio vasito dosificador) para ir aumentando progresivamente.

 

Toma de mantenimiento: en la mayoría de los casos con 30 ml diarios se obtienen buenos resultados. Estos se manifiestan de múltiples maneras, tales como recuperación del sueño, mejoría del equilibrio nervioso, aumento de la energía, etc. La primera toma debe hacerse preferentemente por la mañana en ayunas y las restantes (mediodía o noche) 20 minutos antes de las comidas. Conviene mantener el producto en la boca al menos 1 minuto antes de tragarlo. Aunque al cabo de algunos días aparezcan síntomas de mejoría, es importante no interrumpir la toma durante 1 mes.

Al cabo del mes se decidirá si la toma es suficiente o bien debe continuarse, mantener la dosis, disminuirla o aumentarla, y si el tratamiento complementario (con otras formas de utilización de silicio orgánico, de medicamentos o suplementos) es el adecuado o debe ser modificado. Como regla general podemos decir que, si en un periodo de unas semanas no se constata una evolución positiva, se debe aumentar la dosis.

 

Toma intensiva: para las afecciones severas la dosis diaria estará comprendida entre 60 y 120 ml. Alternancia con otras terapias: el silicio orgánico auténtico es compatible con cualquier terapia en curso. En caso de que el usuario deba tomar medicamentos clásicos, alopáticos u homeopáticos, aconsejamos ingerir el silicio orgánico separadamente para una mejor eficacia de este, por ejemplo 1 hora antes o después de la toma del medicamento. A veces puede ocurrir que algunos segundos o minutos después de tomar el silicio orgánico se sienten picores o una sensación de calor difusa en el cuerpo. Se trata de una reacción normal que se disipa al cabo de unos minutos. Cuando los picores o el calor se localizan en una parte específica del cuerpo, conviene tomar en cuenta la zona, pues corresponderá seguramente a alguna afección local, conocida o no.

 

Aplicaciones externas:

 

Compresas

Empapar de silicio orgánico un trozo de algodón o gasa de la medida de la zona a tratar. Con el fin de evitar la evaporación, recubrir el algodón o la gasa con film transparente (empleado para envolver alimentos). De este modo en las articulaciones menores la compresa se puede cubrir sujetándose por sí sola. Conservarlo a ser posible durante todo el día o la noche, o al menos durante 1 hora. Es normal que a veces se noten ligeros pinchazos, calor o sensación de frío corporal. Sin embargo, otras veces no se percibe ninguna sensación, lo cual no significa que el silicio orgánico no esté actuando.

 

Cataplasmas

Empapar de silicio orgánico un trozo de algodón o gasa de la medida de la zona a tratar. Fijarlo sobre la piel y conservarlo durante al menos 20 minutos o hasta que se seque. Al cabo de este tiempo retirar la cataplasma y secar la piel al aire libre. La operación se puede repetir cuantas veces sea necesario si la molestia o el dolor persisten.

 

Vaporizaciones

 Llenar de silicio orgánico un pulverizador nuevo, que no haya contenido antes producto alguno. Vaporizar toda la superficie a tratar. Dejar secar al aire libre o masajear ligeramente hasta la penetración total del producto. Repetir la operación varias veces para tratar la zona afectada de una forma adecuada.

 

Aplicación de gel

Extender una fina capa de gel sobre la piel y esperar 5 minutos sin tocarla. Después masajear hasta la completa penetración del gel. La operación se puede repetir tantas veces como se crea necesario. 

 

©2019 por silicioorganico. Creada con Wix.com