¿Sistema inmune debilitado?

Nuestro sistema inmune es un complejísimo y letal sistema de guerra, más eficiente que cualquier ejército, tiene como misión fundamental proteger la identidad del individuo, para lo cual efectúa dos procesos especiales: el reconocimiento y la defensa. Se encarga de reconocer, permanentemente, aquello que es propio y forma parte del organismo ( tejido , células) y lo que es extraño a él y potencialmente perjudicial (bacterias, virus). Sin embargo, en ocasiones hay alteraciones que pueden modificar su normal funcionamiento y el sistema inmunitario falla en el reconocimiento de las propias células, considerándolas extrañas y reaccionando contra ellas, dando lugar a las enfermedades autoinmunes, como por ejemplo el lupus erimatoso, esclerosis múltiple o la artritis reumatoide. La lista de enfermedades autoinmunes es larga y diversa y se compone de más de 80 trastornos que afectan al hígado, riñones, glándulas suprarrenales, ovarios, páncreas, músculos, piel, articulaciones, sistema nervioso e incluso glándulas salivares y lacrimales.

 

Síntomas

- Infecciones que siguen reapareciendo o que no desaparecen

- Respuesta insuficiente al tratamiento para infecciones ( antibioticoterapia)

- Recuperación lenta o incompleta de una enfermedad

- Infección grave por bacterias u otros microorganismos que usualmente no producen infección seria.

- Ciertas infecciones como la neumonía o las candidiasis repetitivas.


 

Factores de riesgo

Metales pesados: Desde la revolución industrial el vertido de grandes cantidades de tóxicos al medioambiente ha ascendido vertiginosamente, sin que nuestro sistema de defensa haya tenido tiempo de adaptarse, la emisión de metales pesados se ha multiplicado por diez, así tenemos aluminio y plomo en vegetales y fruta cultivados cerca de carreteras, mercurio en amalgamas dentales y productos de limpieza, cadmio en el tabaco, fertilizantes y desechos industriales.

Las emociones enferman, según el Dr. Arturo Agüero médico psiquiatra, las enfermedades autoinmunes también pueden estar detrás de pérdidas traumáticas, grandes frustraciones, cuadros de estrés, experiencias de violencia, traumatismos graves o largos períodos de dolor y sufrimiento.

Otro factor importante a tener en cuenta es el cambio de hábito alimentario ocurrido a nivel global, a favor de la comida rápida con exceso de sal, podría ser otra de las causas que justificasen el aumento de la incidencia de esta patología.

 

Recomendaciones

 

El silicio orgánico estimula la producción de fibroblastos, que son los responsables de la formación y regeneración del colágeno, componente principal de las articulaciones, tejido oseo, tendones, ligamentos y cartílago. Posee también un efecto antiinflamatorio, fortalece las defensas y el sistema inmune. Evita los procesos degenerativos de los tejidos.

Una función del silicio y de la cual se ha estudiado poco hasta hace pocos años es su relación con el sistema inmunitario. En un interesante estudio se aprecia de forma clara un considerable aumento de linfocitos e inmunoglobulinas en una serie de pacientes tratados con silicio comparado con el grupo testigo[i].

 Se sugiere que el silicio juega un papel importante en la función inmune afectando a la proliferación linfocítica. Según un reciente estudio llevado a cabo en la Universidad de Winsconsin, parece que regula la función inmune interaccionando con la arginina (suplemento empleado habitualmente como modulador de la función inmune). Se concluye que la interacción entre el silicio y la arginina afecta a la función inmune y que una deficiencia en silicio debilita la proliferación de linfocitos esplénicos en respuesta a un posible agente infeccioso [ii].

Independientemente de la edad, una dieta adecuada en silicio es importante a lo largo de toda la vida.

El hacer ejercicio regular es muy importante para oxigenar la sangre y reducir la inflamación, caminar, nadar... pero siempre dentro de las posibilidades de cada uno y sin que llegue a ser algo estresante. Como mínimo tres veces por semana.

Técnicas como la meditación, el yoga o el tai chi, entre otros, serían de gran ayuda para aliviar la tensión.

Es importante mantener una buena higiene intestinal, para que nuestro organismo pueda deshacerse de las toxinas fácilmente y por ello es indispensable evitar el estreñimiento. Plantas como la Flor de Malva, las semillas de Chia, Plantago Ovata tienen un suave efecto laxante.

 

Bibliografía

 

[i] SCHIANO A, ESINGER F, DETOLLE P.”Silicon, bone tissue and immunity” Rev. Rhum. Mal. Ostoartic. Jul-sept. 46 7-9,  483-6 1979.

[ii] SEABORN CD, BRISKE-ANDERSON M, NIELSEN F. “An interaction between dietary silicon and arginine affects immune function indicated by con-A-induced DNA synthesis of rat splenic T-lymphocytes”. Biol. Trace Elem. Research summer. 87 (1-3) 133-142. 2002. 

©2019 por silicioorganico. Creada con Wix.com